ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es una sustancia presente de forma natural en el organismo que retiene el agua y, de ese modo, hidrata la piel y le confiere volumen.

El ácido hialurónico no es permanente, se absorbe de forma natural al cabo de un largo tiempo. Lo habitual es que el efecto dure entre seis meses y más de un año, según la persona y el área tratada. No son necesarias pruebas previas.

Seguridad probada en más de dos millones de tratamientos y más de 70 países desde 1996.
Investigaciones
El ácido hialurónico no sólo ocupa el lugar de esta proteína cuando se ha perdido, sino que además estimula su producción.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Míchigan seleccionó un grupo de voluntarias sanas con una media de edad de 74 años y una piel aceptable, y les inyectaron ácido hialurónico en varios puntos de uno de los antebrazos. En el otro, las participantes recibieron únicamente suero salino como placebo. Transcurridas unas cuatro semanas realizaron una biopsia que repitieron a los dos meses y medio para evaluar el estado de la piel de las mujeres. El ácido hialurónico había ocupado el hueco que había dejado el colágeno perdido, como venía siendo de esperar, pero además estimuló la producción de esta proteína cutánea mediante el esponjamiento de los fibroblastos. Este doble efecto explica porqué los efectos del ácido hialurónico son acumulativos y se notan más pasado entre seis meses y un año desde las inyecciones.